“Falta de compromiso acarrea falta de resultados” -Grant Cardone.

Cuando una persona llega con nosotros en busca de un logotipo profesional para su negocio, sabemos que hay un compromiso real, que está tomando en cuenta los detalles más importantes de su negocio, uno de ellos, como lo percibirá su mercado meta.

Debemos aprender y aceptar (aunque nos duela) que la mercadotecnia actual, no es una guerra de productos, es una guerra de percepciones. ¿Qué percepción tienen tus clientes sobre tu producto? ¿Qué opina tu competencia sobre tus servicios? Podremos tener el mejor producto en el mercado, y al mejor precio, pero si nuestro mercado no nos percibe como una buena opción, a través de nuestra imagen, publicidad, establecimiento, presencia, no nos darán la oportunidad de demostrarlo.

Una vez tuve una plática con un cliente que insistía en bajar el precio de su producto pues estaba convencido que ese era el problema y la razón por la cual no estaba vendiendo tanto como el quería, ya lo había bajado una vez, sin resultado alguno. Finalmente lo bajó notablemente una vez más, y si, aumentaron un poco sus ventas, en el momento, pero pasadas unas semanas, las ventas bajaron de nuevo. Y es que el problema no era el producto, ni si quiera su imagen, pues habíamos trabajado en ella desde el principio, el problema es que faltaban esfuerzos de comunicación, su sitio web no estaba generando suficientes visitas, y se estaban realizando muy pocas ventas directas, pues no había inversión en ningún tipo de publicidad por falta de presupuesto, mismo que no estaba llegando por falta de ventas.

Para generar resultados hay que tener un compromiso, y para vender hay que invertir.

Otro cliente decidió aventurarse en diseñar su sitio web, pero no contaba con presupuesto para una sesión de fotografía profesional para sus productos, le insistimos en que era sumamente necesario material fotográfico de calidad, pues finalmente su producto era el enfoque principal de toda su  página para generar ventas, era indispensable una imagen de calidad, el pidió que no insistiéramos más, había decidido que una vez que comenzara a vender invertiría el dinero en una sesión de fotografía profesional. ¡Al revés! Ni que hacer, hicimos lo posible (y lo imposible) con el material que nos entregaron, aún no sabemos los resultados de ese sitio, pues solo fuimos contratados para el diseño creativo, pero con algo de tristeza dudamos que el sitio genere tantas ventas como pudiera con una imagen confiable y realista de lo que su producto es.

Seamos honestos con nosotros mismos, para obtener nuestro primer empleo, no nos fuimos con la primer ropa que encontramos y sin bañarnos, esperando obtener el empleo y después con el pago de la primer semana ¡ahora sí! arreglarnos y vestirnos, ilógico ¿no crees?

- Miriam Michel

0 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.